El Escape De La Era Del Hielo

Empezaré dejando las cosas claras de una vez y continuaré explicando la razón de esto.

¡El uso de hielo en lesiones es contraproducente! No sólo no ayuda, también estorba en al proceso de recuperación.

No tiene caso darle rodeos al asunto. Desde hace dos años me topé con un video de Kelly Starret de MobilityWOD sobre el tema y al principio pensé que era una broma. Sin embargo, conforme empecé a documentarme sobre la materia, las cosas empezaron a tener sentido.

Desde hace tiempo me hice un fiel seguidor de la idea de “test- re test” (haz la prueba antes y después) que tanto predica Starret para evaluar si algo está teniendo el resultado que dice tener. En ese video presenta a Gary Reinl y entre ellos estaban diversos atletas de powerlifting y CrossFit. Gary Reinl es un trainer. En inglés ese término no se traduce como entrenador o coach, es más bien alguien que se dedica a evaluar y a rehabilitar atletas lesionados. Pero describe a Reinl como sólo un “trainer” es quedarse corto en la descripción de quién es y cuáles son sus logros. Tiene más de 40 años de experiencia implementando programas de fuerza con atletas profesionales, entre ellos el gran Franco Harris de los Pittsburgh Steelers de la década de los 70’s. También ha escrito un libro sobre un método de fuerza para personas mayores y que ahora se usa en más de 10,000 centros de retiro tan solo en los Estados Unidos. A su vez, en 1983 escribió un libro para mujeres embarazadas y su condición física.

También es autor del libro ICED! The Illusionary Treatment Option. Ese es el libro que más llamó mi atención. Eso y el hecho de que en los últimos dos años desde que vi su video con Kelly Starret que me hizo pensar el porque del uso del hielo y si en realidad había una razón lógica para usarla. Al mismo tiempo me hizo cuestionarme muchos paradigmas al respecto. Decidí poner en práctica sus consejos y los resultados en recuperación de lesiones y de entrenamientos intensos han sido impresionantes. He sido atleta desde los 14 años y en diversas ocasiones tuve lesiones variadas. Desde esguinces hasta desgarres y contracturas musculares. En todas esas ocasiones el hielo fue el arma elegida para aliviar las lesiones. Y sí me recupere, pero fueron procesos largos y tediosos de varias semanas. En los últimos dos años he trabajado con diversos atletas con lesiones varias y hemos evitado el uso del hielo y debo decir que la recuperación ha sido en menor tiempo y de una manera muy distinta.

Siempre es una palabra muy fuerte

Cada vez que el tema sale a la luz sobre los efectos negativos del uso de hielo, no falta el que diga “Pero siempre se ha usado hielo para tratar lesiones y así reducir la inflamación”

Siempre como diciendo desde tiempos inmemoriales, desde que el ser humano empezó a caminar sobre la faz de la tierra el hielo ha sido usado para tratar lesiones.

¿Así de siempre? O más bien siempre = aproximadamente hace 40 años. Creo que 40 años no califica como siempre. Yo tengo 42 y no me siento tan viejo. Si ese es el caso, entonces ¿Cómo se aliviaba la gente de lesiones como esguinces, desgarres y contracturas previo al fácil acceso al uso del hielo? El hielo no tiene mucho tiempo como un artículo accesible para la población en general. Fue hasta el siglo 20 que esto empezó a suceder. Ya sea que creas en un ser superior que creó el cuerpo humano o en la evolución, tienes que admitir que la gente ya se sanaba de sus lesiones desde mucho antes de que el hielo estuviera al alcance de todos. Si lo que buscamos es validar por antigüedad, pues que les parece si volvemos a los sangrados, una técnica usada durante 2 mil años. De hecho, hasta 1923 era recomendada en un popular libro de texto de medicina. La antigüedad no da validez.

La inflamación: El malo de la película

La inflamación no es algo malo, la hinchazón . La inflamación es la primera fase en el proceso de recuperación y es la respuesta natural del sistema inmune. Las otras dos fases son reparación y remodelación. El cuerpo no es tonto y esta diseñado de una manera muy inteligente con mecanismos que facilitan la recuperación y el sanar. Si la inflamación fuera tan mala como se nos ha hecho creer, pues se le trataría como una enfermedad. Es más, solo sucedería en casos aislados donde la persona que la padece tiene una rara mutación genética. De hecho, para que nos podamos recuperar de una lesión o un entrenamiento, la inflamación debe de suceder. No es un evento caótico en el cual el cuerpo se confunde y no sabe lo que sucede. ¿Qué haríamos si tuviéramos una lesión sin inflamación? Lo más probable es que sigamos usando la parte afectada y hagamos mayor daño. La inflamación reduce el rango de movimiento para que dejemos esa parte en paz y permitamos que se recupere. El dolor que sentimos es la manera en que el cuerpo nos dice que le bajemos a lo que hacemos.Eso no quiere decir que debe haber total inmovilización, a menos que exista alguna fractura o ruptura aguda de tendones o ligamentos.

Al momento de que tenemos una lesión por traumatismo o ruptura de tejidos (desgarres) y mucho antes de que vayamos por el paquete o bolsa de hielo, el cuerpo ya mando las señales para que los vasos en esa área sellen el flujo sanguíneo a través de un “tapón” para evitar más perdida de sangre. Ese tapón se quita cuando la zona afectada ha quedado reparada. En ese mismo momento, los vasos alrededor de esa área se dilatan para mandar células que hacen el trabajo de recoger los desechos, por así decirlo. Es cómo mandar a la cuadrilla de limpieza y la cuadrilla de reparación. Las células llamadas macrófagos llevan a esa parte afectada la hormona IGF-1 que es esencial en la reparación. El reducir la temperatura inhibe la respuesta del natural del cuerpo que es mandar esa hormona IGF-1.

El material de desecho se desplaza a través del sistema linfático el cual al carecer de una bomba propia como el sistema circulatorio (tiene el corazón como bomba) usa la actividad muscular para desplazar los desechos. Pero al aplicar hielo creamos un efecto tapón que al crear vaso constricción (las venas se hacen más estrechas y la circulación se ve disminuida) que provoca hinchazón y ese material no se desplaza y eso es otro problema nuevo. Eso es lo que los estudios muestran. En especial el que se publicó en el 2013 en Journal of Strength and Conditioning Research con el título “Topical cooling (icing) delays recovery from eccentric excercise-induced muscle damage” Traducción “Enfriamiento tópico (usar hielo) retarda la recuperación del daño muscular inducido por ejercicio excéntrico” He aquí el enunciado final de tal artículo. “These data suggest that topical cooling, a commonly used clinical intervention, appears to not improve but rather delay recovery from eccentric exercise-induced muscle damage.” “Estos datos suguieren que el enfriamiento tópico, una intervención clínica comúnmente usada, al parecer no mejora pero más bien retarda la recuperación del daño muscular inducido por ejercicio excéntrico”

Cuando se detiene el uso del hielo las cosas vuelven a la normalidad. El cuerpo es terco y su tendencia es recuperarse. Es en este punto donde los cuestionamientos sobre el uso del hielo empiezan.

Si sabemos que la circulación sanguínea se ve impedida cuando usamos hielo porque el hielo provoca que los vasos sanguíneos se contraigan y también sabemos que el es la única manera en que podemos llevar esa valiosa hormona a la zona afectada, ¿Por qué impedimos ese paso elemental cerrando los vasos sanguíneos con hielo? Esta es la pregunta más importante en este tema.

La Vaca Sagrada

Suena loco que la vaca sagrada conocida como RICE (Rest, Ice, Elevation, Compression) (Descanso, Hielo, Elevación y Compresión) sea llevada al matadero, sobre todo porque sigue en uso por la mayoría de la comunidad de medicina de deporte. Pero piensen en esto, el Dr Gabe Mirkin, creador de la vaca sagrada, RICE, ha sido quien ha validado su sacrificio en la hoguera de la evidencia científica ¡Así como lo leen! El mismísimo Dr. Gabe Mirkin ha declarado que el uso del hielo es contraproducente en la recuperación y no sólo el hielo, también el uso de anti inflamatorios no esferoidales como el ibopufren y drogas de tipo cortisona. Si no me creen, he aquí el enlace donde Mirkin mismo hace esas declaraciones en el artículo titulado “Ice Delays Recovery from Injuries” http://drmirkin.com/public/ezine111410.html

Pero si el hielo no es la solución, ¿Entonces que se debe hacer en caso de una lesión? Primero necesitas que te valoren para descartar algún tipo de fractura o desgarre de tendones o ligamentos.

Como menciona Gary Reinl en su libro. Hay que activar esa zona con movimientos que no causen dolor. A esto se le llama cargar el músculo. El objetivo es, cómo ya lo mencione antes, bombear el sistema linfático a través de la activación muscular pero sin que haya dolor. Lo que ahora se esta usando para ayudar en esos casos, son los electro estimuladores musculares. Hay varios tipos pero el que más comúnmente se usa entre los crossfiters es el MARC 1. No es comercial pero he escuchado cosas muy buenas sobre su uso.

Se que el tema puede ser delicado para muchos especialistas del campo de la terapia física y que es probable que no sea un tema popular. Pero he aquí un reto. Hagan la prueba siguiendo esos protocolos y vean por ustedes mismos los resultados.

La vida es más sabrosa fuera de la era de hielo.

 

Fuente: www.rxmagazine.co

El Escape De La Era Del Hielo.